As castañas  
 El rincón cunqueiro
Situación
Artesanía
Album de fotos
Los tixileiros
El pan
A manteiga
As castañas
Samartino
Fiestas
Rutas
Teitos
Libro de visitas
Correo

 

 

 

 

El otoño es la época d´as castañas. De los castañeiros prenden un sin fin de castañas dentro su envoltorio espinoso. Su recolección es un laborioso proceso que vamos a intentar explicar tal y como se hacia, hoy en día la labor se realiza de forma más sencilla.

Se comienza la recogida trasladándonos al castañeiru que vamos a soutar (recoger las castañas del suelo). Hay que comenzar golpeando las ramas del árbol para conseguir que los ourizos se desprendan de las ramas y caigan al suelo. Los hombres son los que realizan la tarea de varear. Existen dos tipos de varas para realizar este trabajo: las varas de pico (más cortas y ligeras) y las varas de faldeira (mas largas y pesadas).

Para subir al castañeiru se utilizaban unos ganchos a los que se les llama garrucha o cambo. Normalmente los varixois (personas que varixan), comenzaban por el pico del árbol y terminaban vareixando as faldeiras, que son las ramas cercanas al suelo.

 

 

 

Después se pañan us ourizos utilizando us fustes para no pincharse, son una especie de pinzas de madera, hoy en día se emplean mayormente guantes de trabajo fuertes. Los ourizos se echan en un peselo (cesta grande sin asas) y cuando se llena esta se vacía en ua curripa que es un corro de piedras, donde hay que deixarlus abougar. La curripa es una construcción circular sin cubrición y de pequeña altura realizada con piedra. En su interior las castañas van secando y madurando lentamente abriendo el ourizo, al cabo del tiempo la castaña está separada de su envoltorio, siendo sencillo recolectarla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego desourizar (sacar las castañas de us ourizos),se escogen las más grandes para casa y las más pequeñas para alimento del ganado.

---------------------------------

Hoy día es frecuente que las castañas caigan y se pierdan en el suelo, no siempre fue así. La castaña fue históricamente un alimento esencial en la casería asturiana, cada familia poseía sus propios castaños que injertaban y cuidaban, en otoño proporcionaban un buen alimento que se conservaba durante parte del invierno. Se comían cocidas o sobre todo asadas en el tambor, cilindro metálico agujereado que gira manualmente facilitando el movimiento de las castañas para evitar que se quemen. En Asturias era frecuente, y aún hoy lo es, las reuniones de vecinos para el consumo de castañas asadas con sidra dulce recién salida del llagar. Esta fiesta es conocida como magüestu o magosto, como decimos en ella coinciden dos frutos otoñales asturianos: la manzana y la castaña.