Labrado y talla  
 El rincón cunqueiro
Arriba
Las madreñas
Llamas del Mouro
Cestería
Labrado y talla
Bacitas
La lana
Tornería
El ferreiru

 

 

Arcas en el Rincón Cunqueiru.

 

Dedicamos esta página al labrado y la talla de la madera, es otra de las facetas tradicionales y propias de nuestra tierra que nuestros artesanos ejercían tanto en la elaboración de las madreñas, muebles, y otros utensilios como cucharas, tenedores, fusas, ruecas y otros elementos; complementando así la verdadera profesión del artesano que bien podía ser madreñeiru, cesteiru  cunqueiru y tallista a la vez.

Para ayudarnos a confeccionar esta descripción contamos con Domingo Álvarez Menéndez natural del Corralín y vecino de Astierna en la actualidad. Es hijo del tío Antón de Tanín del Corralín, uno de los madreñeirus más populares en sus días por la excelente confección de sus madreñas.

Vamos a intentar describir como se mezcla la talla en la artesanía, comprobando que en ocasiones el decorado de las mismas madreñas es muestra del verdadero trabajo de un tallista.

Empezamos con el proceso de elaboración de una madreña con asa que aunque no servía para calzar, sí tenía un uso tradicional y típico como regalo de boda. La madreña se llenaba de vino y la pareja de recién casados debía de compartir el primer trago en su nueva vida matrimonial.

 

Herramientas de madreñero: macháu, eixuölas, taladros, raseiru, gubia y marcu.

 

 

“Ponedas en machada”

Con el machau (hacha) se comienza a dar forma al tronco.

 

Eixolar

Ajustar con  la eixuöla la hechura de la madreña lo máximo posible.

 

Eixuolar.

Furar.

La madreña se sujeta a la taladroira mediante unas cuñas de madera.

 

Furar.

Con un taladro adecuado se ahuecan para formar el empeine.

 

Terminar a cavadas.

Con la parte estrecha de la eixuöla se elimina lo más bruto del interior de la madreña.

Arraseiradas.

Con el rasero se termina de trabajarlas por la parte exterior.

 

 

Degradas.

A continuación con a degra se termina de cavar, quedando la madreña en perfectas condiciones para su uso.

 

Esbocadas.

Con el cuchiedu de esbocar se acondiciona el hueco ó boca de la madreña para que no queden defectos y haga daño al calzarla.

 

Madreña para beber terminada.

Una vez hecha la madreña es cuando entra en función el trabajo del tallista, el mismo madreñeiru es quien pinta y dibuja la madreña con las formas y dibujos tradicionales o de invención propia.

 

Madreña para beber hecha por Antón de Tanín para una boda.

 

---------------------------------

Comprobamos como el mismo artesano plasma sus tallas en otros útiles como arcas, cuadros ,relojes ,etc.

 

 

 

 

 

 

Para concluir y reafirmar lo polifacético que puede llegar a ser un artesano, os mostramos las fotos de una nasa, un refuede y una cesta de pescar elaboradas por este mismo artesano.

 

 

 

 

Nuestro agradecimiento a Domingo Álvarez Menéndez por su colaboración desinteresada y animarlo a que continué trabajando.