El ferreiru  
 El rincón cunqueiro
Arriba
Las madreñas
Llamas del Mouro
Cestería
Labrado y talla
Bacitas
La lana
Tornería
El ferreiru

 

 
 

Piezas hechas por Tino y Lulo. El Rincón Cunqueiru.

------------------------

Otro de los oficios tradicionales de nuestros pueblos, también hoy en declive como todos los oficios artesanos, es el de ferreiru. En el occidente asturiano tenemos la suerte de contar con personas como Faustino (Tino) y su hermano Lulo, naturales del pueblo de Besullo en el concejo de Cangas del Narcea donde aún mantienen vivo este oficio. Fabrican todo tipo de herramientas y utensilios de hierro y acero de forma totalmente artesanal.

Lulo (a la izquierda) y Tino en Besullo.

Ellos nos brindaron la oportunidad de poder mostrar todo el proceso del ferreiru. En primer lugar como fabrican el valioso carbón vegetal que se utiliza desde siempre en las fraguas, mazos y forjas de los ferreirus. Posteriormente ver su uso como combustible para calentar el hierro o acero, permitiendo poder moldearlo y lograr con ello diferentes utensilios y herramientas

Como podremos comprobar aquí Tino y Lulo siguen con su antiguo oficio, heredado de sus antepasados, pasando por su padre y ahora perviviendo gracias a ellos. Verdaderos libros de sabiduría cualquier pregunta sobre este oficio con ellos tiene siempre respuesta.

------------------------------------------------------- 

Vamos a tratar de describir de la mejor manera que sabemos todo un laborioso proceso del carbón. Lo primero es ir al monte a una zona de uces, urz ó brezo (diferentes denominaciones, dependiendo de la zona, para la misma planta). Se trata de arrancar un buen montón de carroubanas (raíces de la planta) también llamados cepos, tuerganos o carrapochos.

Antaño el carbón se elaboraba en el propio sitio donde se arrancaban las carroubanas, hoy en día por motivo del peligro de incendio lo que se hace es llevarlos a casa y quemar en una zona donde el fuego sea más fácil de controlar y no ofrezca riesgo. 

Se empieza por hacer una fosa más ó menos profunda que se llama cueva, donde se enciende un pequeño fuego y poco a poco se van añadiendo carroubanas colocándolas organizadamente  para que el montón de cepos no se derrumbe según se van quemando por dentro.

 

 

 

 

 

 Cuando los carboneirus, maestros del oficio, consideran que está en su punto de quemado, se van tapando los cepos poco a poco con tierra fina, escogiéndola para  que no lleve piedras, hasta cubrir totalmente la montaña de cepos ya medio quemados. Se espera el tiempo suficiente para que se apague totalmente el fuego, quedando la madera a medio quemar convertida en carbón vegetal.

 

 

 

 

Una vez apagado el fuego se empieza a sacar el carbón de la cueva con un rodo, empezando por un lado y se va extendiendo el carbón por el suelo dejándolo tendido en l´airau (eiro)  hasta que enfríe totalmente.

Posteriormente se recoge con las manos o ayudándose con un bascallo (barredoiru ó escoba) echándose en una maniega ó peselo o bien en sacos, antaño estos sacos se bajaban al hombro desde el monte, ahora con el trabajo más simplificado se apilan en un lugar apropiado dentro de casa. Terminado el proceso se vuelve a restaurar la cueva ó fosa tapándola hasta otro año. Nuestros Ferreiros ya tiene el combustible para su fragua, forja ó mazo.

 

 

 

 

 

 

 

 

LA FRAGUA 

Aquí tenemos la fragua compuesta por un fuelle manual para dar aire, la base donde se tiza el fuego para calentar el fierru, una inca, xunca o yunque y una serie de martillos y moldes para modelar diferentes formas. La fragua es el espacio donde el ferreiru desarrolla su trabajo fabricando todo tipo de herramientas, con estos sencillos elementos nuestros maestros ferreirus Tino y Lulo son capaces de hacer desde un clavo a una navaja, pasando por todo tipo de útiles y herramientas. En este caso vemos a Tino calentando un acero para hacer una hoja para una navaja.

 

 

 

 

 

 

-------------------------------

---------------------------------------------

 

 

 

Imágenes de Besullo, febrero 2006

 

La Casona de Besullo. Famosa por dar nombre a Alejandro Casona, natural de este precioso pueblo cangues.

------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------

Adonina, Tino, Lulo y familia, que sepáis que es para nosotros un privilegio contar con vuestra amistad, en vuestra casa nadie puede sentirse forastero, a nosotros desde el primer día que os conocimos nos hicisteis sentir como parte de vuestra familia, sois encantadores y el mundo debería estar lleno de gente como vosotros, deberíais de ser inmortales, para nosotros lo seréis.

Un saludo muy fuerte y muchas gracias por vuestra disposición, animar a vuestros nietos para que no dejen morir este oficio y que vuestro saber perdure en el tiempo a través de generaciones.