Cestería  
 El rincón cunqueiro
Arriba
Las madreñas
Llamas del Mouro
Cestería
Labrado y talla
Bacitas
La lana
Tornería
El ferreiru

 

 

 

Cestería en el Rincón Cunqueiru.

 

 

Uno de los trabajos de artesanía más frecuentes en el occidente asturiano es la cestería, es decir el oficio de cesteirus desarrollado en varios pueblos pero con mayor intensidad en el pueblo del Rebollar, donde aún en la actualidad existen verdaderos artistas en esta materia.

También fue antaño uno de los medios de vida de estas gentes que, al igual que los cunqueirus y madreñeirus, se veían en la obligación ó la necesidad de confeccionar su producto fuera y dentro de su tierra para venderlo ó cambiarlo por otras cosas.

---------------------------------

Vamos a intentar describir el proceso de la elaboración de los cestus.

 Previamente a la confección ó elaboración de los cestus hay que proveerse de la madera necesaria y elegir con sabiduría el tipo de madera que mejor se adapta en cada caso. Las maderas más frecuentes para los “cestus” son: salgueiru (sauce), abrau (avellano) y sanguño (salgüeña).

Para recoger la madera hay que desplazarse al monte, trabajo que antaño se hacia con burros ó caballos, también acarreando la madera al hombro. Los troncos de madera eran denominados roldos ó también tazos dependiendo de la zona.

 Como demostración de que los oficios no son puramente masculinos, podemos comprobar que en este caso la artesana Marinia es la que nos brinda la oportunidad de contemplar todo el  proceso de fabricación de los cestus.

 
   

 

Faendo bringas.

 Se hacen abriendo la madera en laminas finas, poniéndolas a remojo para domarlas mejor. Las bringas tienen por misión atar el aro al cuerpo del cestu,

 

Para "domarlas" se van doblando con las manos evitando que rompan.

Faendo aros.

Para conseguir los aros es preciso abrir a la mitad los palos previamente escogidos con un diámetro concreto dependiendo del tamaño del cesto. Después de abrir el palo se chabra la parte lisa, es decir, la que quedará hacia adentro.

 

 

 

los roldos, madera verde, se calientan en una chapa con objeto de poder abrirlos con facilidad.

La artesana procede a abrir los roldos logrando unas tiras delgadas que darán lugar a las custiechas. La herramienta que utiliza es el cuchiechu, la cuña y el mazu.

 

 

Chabrar as custiechas.

 Se hace en el pollo, que es un madero de tres patas en el que se pone una traba para sujetar la custiecha consiguiendo su inmovilidad para poder chabrarla.

Las custiechas quedan más lisas y delgadas.

 

 

La herramienta de metal afilada que se utiliza es el cepichu.

Encolar el cestu.

Ayudándose de su peso comienza a tejer las custiechas por donde se comienzan los cestos: el culo.

 

 

Poner las cosederas.

 Se denominan cosederas las custiechas que se ponen en los laterales, la diferencia de custiecha y cosedera es que las  custiechas son más fuertes y las cosederas son mas finas para poder adaptarlas mejor a la forma del cestu.

Encabestrar.

 Al comienzo de las paredes laterales del cesto se le denomina encabestrar. La primera tira que se pone es llamada cabestro.

 

 

 

Recortando el sobrante de las  custiechas.

Furando (agujereando) el cestu con una herramienta de hierro caliente llamado furón.

 

 

Narar.

Consiste en poner el aro alrededor  de la terminación de las cosederas. Para sujetar el aro se necesitan las bringas que se van atando, amarrando el aro.

Pintar el cestu.

Consiste en realizar dibujos repetitivos a modo de rayas mediante otra herramienta de hierro previamente calentada, el marco de pintar, que solía ser echo por un ferreiru de la zona.

 

La forma de pintarlo dependía del cesteiru, si bien normalmente se hacían con poca ornamentación pues se utilizaban para el uso diario en las tareas agrícolas o domésticas.

 

Poner las asas.

En el caso del cesto fotografiado no lleva asa. En caso de tenerla se coloca cuando las bringas.

--------------------------------------------------------------------------------

------------------------------------

Gracias  a la colaboración de los artesanos, Marinia, nieta del tío Segundo de Corral de Trabau (Tablado), y de su marido Manolín Cuesta hijo de Cuesta del Rebochal (Rebollar) cesteiru de toda la vida, podemos describimos la elaboración artesana de los cestus.

Para ellos nuestro agradecimiento por su colaboración desinteresada y pedirles que no cesen en el empeño de continuar con esta labor y transmitirla a generaciones venideras.